carne roja

Hábitos adecuados para el consumo de carne roja

La Organización Mundial de la Salud publicó un estudio internacional sobre el consumo de carne roja y la carne procesada y su incidencia en el cáncer colorrectal, entre otros. Los datos sobre la carne procesada fueron contundentes: consumir 50 gramos de este tipo de carne diariamente aumenta el
riesgo de tener cáncer colorrectal en un 18 %.

Si bien la OMS deja claro que comer carne tiene beneficios para la salud, también afirma que contiene sustancias químicas que se forman durante su procesamiento o su cocción, y que son perjudiciales para la salud.

Limitar el consumo

Se aconseja así limitar el consumo de carne roja y procesada, puesto que están relacionadas con un riesgo más alto de muerto por enfermedades del corazón, diabetes, cáncer y otras patologías.

El libro ‘Tú ahorras, ¡ganamos todos!’ que nos ayuda a recuperar el sentido común de saber comer de una manera saludable y con conciencia.

Puedes empezar por estas sencillas pautas:

1) El almuerzo es la comida más importante del día. Recupera líquidos y minerales perdidos durante la noche con infusiones, bebidas vegetales o zumos naturales; crea la energía necesaria para afrontar la jornada con cereales integrales, muesli o pan de buena calidad acompañado de compota de frutas, atún, patés vegetales…

2) A media mañana, lo mejor es tomar alguna pieza de fruta o unos cuantos frutos secos. Bebe agua con frecuencia, es esencial para todas las funciones de nuestro metabolismo.

3) La comida tiene que ser variado y tiene que incluir: verduras (crudas o cocidas), cereales (arroz, pasta…) y proteínas, especialmente legumbres, en menor mide pescado, algún día huevos y un día carne de buena calidad.

4) A media tarde, una pieza de fruta o frutos secos.

5) La cena: la comida más ligera del día. Cena temprano y toma alimentos de fácil digestión: verdura cocida, pescado a la plancha o al vapor.

Hay que destacar la importancia de incorporar a nuestra dieta los cereales integrales o la pasta de buena calidad. La fibra que nos aporta ayuda a mejorar el sistema digestivo, reduce los niveles de colesterol y es una gran aliada en la prevención del cáncer de colon.

Es importante consumir sólo esporádicamente alimentos ricos en grasas saturadas y poco nutritivos, como la bollería industrial, precocinados y carnes procesadas, puesto que su consumo excesivo ocasiona problemas de salud.

A veces, el sentido común es lo menos común de todos los sentidos. Recuperamos pues el sentido común para saber comer de forma saludable y ser conscientes de todo el que introducimos a nuestra alimentación.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *