argentina gay

Consumidores Gays, los grandes olvidados de Argentina

Desde siempre, Argentina ha sido un país muy tradicional donde se han tenido en cuenta los valores cristianos por encima de todos. Obviamente, buena parte de la Iglesia sigue considerando la homosexualidad como una enfermedad, de ahí que tengan tanto éxito, en la clandestinidad, páginas como mrvideospornogay, que permiten dan acceso a contenidos sexuales a un sector silenciado por la sociedad.

Sin embargo, parece que cuanto más nos adentramos en el siglo XXI, más se van abriendo las mentes, y poco a poco van asomando la cabecita. Lógicamentte, el sector de la hostelería ha descubierto que es grupo de gente a la que le gusta gastar dinero en diferentes actividades y cada vez se organizan más actividades pensando en ellos.

Brasil, un espejo en el que mirarse

Por otro lado, los vecinos brasileños ya han demostrado que en ese sentido son mucho más abiertos y receptivos, y allá la sexualidad se vive de otra manera, tanto con los homosexuales como con los transexuales.

De hecho, después de recibir miles de mensajes de odio en las redes sociales y una amenaza de muerto en el buzón de su casa, el director brasileño Dener Giovanini se jugó el miércoles por la noche el todo por el todo. En un céntrico cine de Río de Janeiro, un reducido grupo de 30 personas fueron las primeras en visualizar los 85 minutos del documental ‘Amores santos’.

“Os advierto que la película es intensa y tenéis todo el derecho de iros. Pero sería una verdadera lástima”, dijo el nervioso director en la última prueba antes del definitivo estreno al público, en jueves por la noche, en la gran apertura del Festival de Género y Sexualidad de Río de Janeiro.

Y es que las imágenes de sacerdotes católicos, evangélicos, ortodoxos y anglicanos masturbándose hasta eyacular ante las pantallas de sus ordenadores y teléfonos móviles no serían fáciles de asimilar para la mayoría de los presentes. Durante meses, el equipo de rodaje de Giovanini mantuvo contacto a través de varios perfiles falsos de Facebook con unos 5.000 religiosos de 36 países,. Desde simples rectores a obispos e incluso cardenales, los religiosos sucumbieron, uno por uno, a los encantos del actor homosexual de 25 años, Darico Macedo.

Los testigos de teólogos, sociólogos, curas que asumieron su homosexualidad y familiares de adolescentes que cometieron suicidio a causa de la homofobia complementan un documental con clara intención de denuncia y que se presenta unos días después del brutal asesinato de un estudiante gay de 30 años en la Universidad Federal de Río de Janeiro (UFRJ). Una prueba más de por qué Brasil está considerado el país más violento contra el colectivo LGTB de toda la América Latina y del coraje de Giovanini.

Consciente del fuerte impacto que su documental podría causar no sólo en el público brasileño sino mundial, el director estudia desaparecer un tiempo del Brasil e iniciar una gira por festivales de Europa antes de iniciar la difusión masiva del documental a través de Internet. Consciente de su atrevimiento al desafiar al todopoderoso Vaticano, Giovanini sabe que su vida podría cambiar por siempre jamás: “Quizás he dado un paso atrevido, espero que sea el público y no la Iglesia quien me juzgue”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *